Galeano, el periodista y el escritor

galeano1“Todos mis libros son de clasificación difícil. Es difícil decir esto es ficción o no lo es. A mí lo que más me gusta es narrar. Me siento un narrador. Yo recibo y doy. Es una ida y vuelta. Escucho voces y las devuelvo multiplicadas por el acto de creación, en forma de relato, de ensayo, de libros inclasificables donde se juntan todos los estilos y todos los géneros. Trato de hacer una síntesis de géneros que vaya más allá de las divisiones tradicionales entre la narrativa, el ensayo, la novela, la poesía, el relato, la crónica. Intento proponer un mensaje integrado porque creo en esa síntesis posible del lenguaje humano.

“No hay una frontera entre el periodismo y la literatura. La literatura es el conjunto de mensajes escritos que una sociedad emite, tengan la forma que tengan. Uno puede decir lo que quiere decir escribiendo en periódicos o en libros. El periodismo bien ejercido puede llegar a ser muy buena literatura como lo demostraron entre muchos otros José Martí, Carlos Quijano y Rodolfo Walsh.

“Siempre he sido periodista y no quiero dejar de serlo, porque una vez que uno entra en ese mundo mágico de la redacción, ¿quién te saca? Tiene virtudes: te enseña a ser breve, te obliga a la síntesis, lo cual es muy interesante para alguien que quiera escribir un montón de cosas. Te obliga a salir de tu microespacio para meterte en la realidad, bailar el baile de los demás. Te obliga a andar por allí, a escuchar. Y tiene defectos. El primero es la urgencia. A veces me tranco con  una palabra y paso tres horas buscando otra. Ese es un lujo que el periodismo no me podría dar”.

– EDUARDO GALEANO

(Ver a Rosa Montero)
http://4002-elblog.blogspot.com/search/label/periodismo%20y%20liteartura

Rafael Acevedo nos invita a re-pensar la noticia

militancia-en-eeuu-final

Cartel de Rafael Rivera Rosa.

Mi clase de “Redacción para los medios” termina mañana de una manera poco convencional para las escuelas conservadoras. Discutiremos un texto de Rafael Acevedo.

Este texto es un poema. No puede interpretarse desde lo aparente. Hay que pensar en el sentido profundo de algunos conceptos clave para comprenderlo a cabalidad. Y aunque es breve, me parece que sirve más que muchos libros sobre la noticia y el periodismo.

INFORMACIÓN NOTICIOSA

por Rafael Acevedo

Tanta información es ruido. Mejor valoro. Ordeno. Uno no hace la paz con la guerra. Lo demás es ruido.

Tanta velocidad es rumor. Me quedo con algo. Lo retengo. Lo examino. Pasa el vértigo. No permito que un cadáver se esconda sobre otro cadáver y esté sobre otro cuerpo y poco a poco van perdiendo el nombre y vamos olvidando que se trata de lo terriblemente humano que es la muerte, sentida en carne propia.

Tanta brevedad es, otra vez, ruido. Mejor me detengo. Trato de verle los colores a las palabras. Sin prisa voy mirando los matices. Lo ricamente complejas que son las ideas.

Tanta exhibición oculta la desnudez.

Te miro. Me acerco y sólo te escucho a ti. Te retengo y disfruto del vértigo. Digo el nombre que te invento en carne propia. Sin prisa compruebo que eres ricamente compleja. Miro tu boca desnudándose.

* El autor es escritor y profesor de literatura de la UPR-RP. (publicado en DiálogoDigital)

Tendencias en el periodismo año 2012

En las últimas semanas se han publicado un par de artículos que discuten los retos del periodismo contemporáneo para el año 2012. En el contexto de Puerto Rico, recomiendo el siguiente:

Predicciones 2012: tendencias en el periodismo y los medios

En este texto, Sandra Rodríguez Cotto hace un buen resumen de las zonas y procesos a los que debemos estar atentos. En los próximos días me propongo publicar un comentario más extenso sobre estas predicciones.

En la era digital…

Este semestre estaremos publicando comentarios y recomendaciones en torno al periodismo digital. En nuestra búsqueda de materiales pertinentes para esta agenda nos encontramos con dos valiosos recursos:

1) FOTOGRAFÍA:  una introducción a los valores y al vocabulario propio del fotoperiodismo, combinación de criterios artísticos y periodísticos. Ver, por favor, la presentación del Dr. Carlos Abreu titulada RECURSOS CONNOTATIVOS DE LA FOTOGRAFÍA.

2) LECCIONES PARA EL PERIODISTA DIGITAL: Dan Gillmor ofrece en una brevísima columna unas 22 recomendaciones que deben seguir aquellos periodistas que quieran aprovechar los recursos de la web y la era digital. Ver “The New Rules of News“.

¿Por qué la filosofía?

Uno de los requisitos de nuestro curso es asistir a actividades fuera del ámbito normal del salón de clases. Por eso los de Periodismo requieren más tiempo que otros cursos ordinarios.

La otra condición que hace estos cursos más exigentes es que debemos dedicarle mucho tiempo a la lectura y la reflexión en grupo.

La oportunidad de compartir una “conversación” con Francisco José Ramos debemos aprovecharla al máximo. Por las siguientes razones:

  • se trata del filósofo puertorriqueño más importante del momento, cuya obra tiene un valor monumental y de alcance mundial.
  • su ensayo sobre “el espacio público de la filosofía”, aunque cumple 15 años,  es cada día más pertinente en sus reflexiones. Su lectura debería ser obligada en muchos ámbitos de la academia, no sólo en Comunicación o Periodismo. ¿Por qué?

Porque nos habla de la urgencia, en este mundo dominado por el tráfico comercial, de colocar el “pensamiento”, la acción de contemplar para pensar, como uno de los actos que nos distinguen como humanos y que cada vez practicamos menos.

PENSAR es un concepto revolucionario en nuestros días. Y nuestro gran reto es elevarlo, relocalizarlo en el centro de nuestras preocupaciones, con la intensidad erótica que merece la más importante de todas las actividades humanas. PENSAR debería ser cool.

Imagínense si las actividades periodísticas y de comunicación de hoy pasaran por el rigor y la intensidad de pensamiento al que nos convoca la filosofía. Imagínense!

Muchos comunicadores lo intentan desde sus trincheras, pero, en el fondo, casi siempre prevalecen las consideraciones que demanda lo que se ha denominado perversamente “el mercado”. Sea por la publicidad o por los estrictos límites que las empresas mismas imponen, algunas buenas iniciativas mueren  al nacer –lo que es más grave– en cuerpos ya acostumbrados a trabajar mecánicamente, automáticamente, conforme a las reglas del juego.

El ensayo puede tener momentos de lectura difícil porque no estamos entrenados en el vocabulario filosófico. La tarea es volcarse sin miedo sobre el texto, como el niño que no desespera ante la aventura, o “la rosa que tarda en echar sus pétalos rabiosa”. Hay que armarse de valor para leer porque aquí la lectura no es complaciente ni simple arma de doble filo. El texto evoca, propone muchos niveles de referencias, y algunas conectan con la historia del pensamiento, otras más propiamente con la historia de la filosofía, al tiempo que aparecen nociones que asociamos a la economía, la política, la sociología, la ética o la utopía, y claro está, con los medios de comunicación.

Los invito a leer para crecer, no para aumentar conocimientos como quien echa bombones en una piñata. Nuestros medios, el país y nuestro mundo lo podrían agradecer un día.

MARTES 30 DE MARZO /  EL ESPACIO PÚBLICO DE LA FILOSOFÍA / SALÓN DE ACTOS / COPU / 7PM

De cara al “espacio público”

Quedan todos invitados a esta importante actividad de reflexión y discusión sobre el “espacio público”, un tema tan íntimamente ligado a los debates contemporáneos sobre el presente y futuro de los medios.

Recuerden: martes 30 de marzo, 7PM, Salón de Actos de la Escuela de Comunicación, Recinto de Río Piedras (COPU). El ensayo está disponible en el siguiente enlace:

EL ESPACIO PÚBLICO DE LA FILOSOFÍA

Del arte de contar historias reales

Este artículo merece leerse en su totalidad, discutirse en clases de redacción, periodismo, ciencias sociales y hasta biología. Resulta inspirador también para cualquier escritor profesional o principiante. Aquí lo dejo.

por LEILA GUERREIRO
27/02/2010
El País

ilustración de Pluma Mutante

Se dice, se repite: que lo más interesante de lo que se escribe y se publica hoy en Latinoamérica pertenece al género de la no ficción. Que es allí donde hay que buscar los saltos en altura, las cuerdas flojas, los riesgos de la forma y el estilo. Lo había dicho, casi igual, Tom Wolfe en 1973, en su libro El nuevo periodismo: que lo más interesante de lo que se escribía y se publicaba por entonces en Estados Unidos salía de la pluma de quienes se habían puesto al servicio de contar historias reales, y no de quienes seguían con los cuentos, las novelas. Esa lejana aseveración nos manda a ser prudentes. Porque si es verdad que aquellos años cambiaron el periodismo para siempre, mirados en perspectiva fueron también los años en los que un señor llamado John Cheever estaba en plena producción, un tal Thomas Pynchon publicaba El arco iris de gravedad, y un fulano llamado Don DeLillo hacía lo propio con Americana. Podría decirse, en todo caso, que en Latinoamérica hay buenos y malos periodistas, buenos y malos escritores, buenos y malos textos de ficción, buenos y malos textos periodísticos. Y que, en todo caso, como escribe Juan Villoro en su texto La crónica, ornitorrinco de la prosa, lo que ha cambiado es un prejuicio:

“El prejuicio que veía al escritor como artista y al periodista como artesano resulta obsoleto. Una crónica lograda es literatura bajo presión”.

Sigue leyendo

García Márquez habla de periodismo

En la biografía de Gabriel García Márquez Una vida, de Gerald Martin (2009), el autor de Cien años de soledad se refiere a las tres preocupaciones más apremiantes del periodismo latinoamericano en su época de joven periodista:

“Había tres aéreas que precisaban atención primordial:  la prioridad de las aptitudes y las vocaciones, la certidumbre de que la investigación no es una especialidad del oficio, sino que todo periodismo debe ser investigado por definición, y la conciencia de que la ética no es una condición ocasional sino que debe acompañar siempre al periodismo como zumbido al moscardón”.

Dan Schiller: “The revolution has gone online”

Un importante ensayo de Dan Schiller se encuentra disponible en internet como parte de una campaña de suscripciones de Le Monde diplomatique. A primera vista se anuncia como un argumento exagerado. Schiller, sin embargo, sostiene su punto de vista mediante una explicación documentada. El texto combina muy bien una aguda perspectiva histórica sobre la industria de las comunicaciones con datos de gran calado sobre cultura y economía.

The revolution has gone online

ICT and communications were promoted as the way to lead capitalism out of the last major global downturn in the 1970s. And they turned out to be the primary means for making sure that every last bit of the financial system was blasted by the disaster of 2008.

Sigue leyendo