Un paso por la Escuela de Comunicación

logo-COPULas autoridades del Recinto de Río Piedras han realizado un paso importante en restituirle a la Escuela de Comunicación su lugar en el Recinto y en nuestra comunidad académica. A continuación las declaraciones que ofrecí en torno a este tema:

El nombramiento del colega Jimmy Torres llega de sorpresa, pues no era candidato a la dirección interina. Ese largo proceso de selección que vivimos es un reflejo del momento crítico que vive la Escuela de Comunicación. Nadie debe dudarlo.

Tomada la decisión por la Rectora, esperemos que se atiendan con la urgencia que ameritan los cambios que se reclaman desde hace varios años: transparencia en los procesos administrativos y académicos, participación real de la comunidad en las decisiones que nos afectan, reconciliación para llevar adelante los proyectos de renovación.

Existen áreas en la que debe rectificarse de inmediato el curso de la escuela: fortalecer el bachillerato, restituir el diseño gráfico como materia de enseñanza, devolverle al programa audiovisual sus recursos y ponerlos al día, llevar a Radio Universidad al sitial de la primera radio cultural del país, abrirse a la colaboración interuniversitaria y al apoyo de las empresas emergentes, ampliar los servicios a la ciudadanía mediante proyectos de aprendizaje en la acción comunitaria, para lo cual es necesario fortalecer el desarrollo de las destrezas de redacción y diseño de nuestros alumnos.

Exhorto a la comunidad estudiantil, a quien le debemos los cambios más recientes, a que mantengan viva su lucha y su esperanza por una Escuela de Comunicación de calidad.

Anuncios

Respuesta necesaria sobre el estado de COPU

logo-COPU

En la últimas semanas un grupo de profesores tomó una serie de acciones contra las arbitrariedades de la gerencia de la Escuela de Comunicación. En esta carta abierta a la Facultad, el profesor Luis Fernando Coss explica su perspectiva de estos asuntos:

5 de diciembre de 2012

Estimados colegas:

Quisiera con esta comunicación aclarar un par de inuendos que circula con tranquila alevosía la dirección de nuestra Escuela.

PRIMERO: Un grupo de profesores logró mediante una acción judicial que por fin el Director de la Escuela de Comunicación hiciera público su informe sobre Radio Universidad. No es cierto que nuestra petición de Mandamus fuera un gesto inconsecuente. El profesor Colón “cumplió”, pero a su manera: solo tenemos copia del informe quienes lo “solicitamos”. Entregado el informe de esa manera, aunque fuera torcida, ya no procedía el caso. Nuestra Escuela se evitó así la vergüenza de ver un profesor acusado en público de violar el derecho a la libertad de información y prensa. Eso lo celebramos de veras.

SEGUNDO: Respaldé el nombramiento de Carmen E Acevedo como productora de Noticias en Radio Universidad. No es cierto que me opuse. A lo que me opongo es a su salario y la forma como se ha tramitado esta acción administrativa. El problema de fondo es que la dirección ignora el reclamo mayoritario de la comunidad docente y oyente. Lo que la gente quiere, por favor, es sencillo: el programa diario de Noticias.

En cuanto a la compensación de $3,000 al mes por un programa de radio de una hora semanal, diré lo que puede decir cualquier profesional o persona entendida de la Radio y de la industria: eso es sencillamente desproporcionado, improcedente y podría considerarse escandaloso, pues nuestra Escuela ha perdido recursos valiosos por falta de fondos  justo en este mismo periodo. En Radio Universidad, por funciones como las que realiza hoy Carmen Enid, y hasta por más graves y complejas, se ha pagado siempre mucho menos. Eso se puede constatar, es un dato verificable. (Adjunto una tabla para que se examinen las compensaciones que hoy se pagan en la industria, incluyendo nuestra propia Universidad).

TERCERO: Un grupo de profesores solicitó por escrito la reinstalación de José Peláez como profesor de diseño gráfico y protestamos además por la decisión de sustituirlo por un colega sin credenciales en ese campo. No hay nada personal. Respetamos los méritos del profesor sustituto, pero la gráfica y las artes no son su campo. Escribimos al Director y a la Decana. Nunca hubo respuesta ni siquiera acuse de recibo. En consecuencia, es preciso hacer esta pregunta en público, ¿cómo es posible que haya dinero para un programa semanal de radio, en esa proporción irrazonable, y no haya fondos para un profesor distinguido y necesario en el balance de la oferta académica de la Escuela como José Peláez? Esto ya había ocurrido con Francisco González y Marel Malaret. Se nos privó de golpe de todo este talento sin la más mínima explicación. ¿Hasta cuándo?

FINALMENTE: Es muy probable que las mismas movidas de hilos que han permitido las actuaciones impunes del Director de nuestra Escuela hasta el día de hoy, se muevan ahora, como ocurrió con El Nuevo Día hace unas semanas, para continuar acallando las voces disidentes de profesores y estudiantes. Quien pierde en el fondo con estas acciones y estas actitudes de intolerancia no son los disidentes, sino los estudiantes y la comunidad docente, el país. Tenemos una Escuela cada vez menos relevante, y aquí estamos, embarcados en un naufragio que nadie en el fondo quiere ni desea.

Yo me retiro en dos o tres años. No tengo ningún privilegio que defender ni me interesa. Le deseo lo mejor a todos los implicados que, por lo visto, permanecerán en sus lugares sin inmutarse. Mi abuela paterna, no obstante, leía barajas y practicaba el espiritismo. Y he tenido la suerte de ver en esa bola de cristal de Puerto Nuevo, en una modesta sala de olores ancestrales, que nada ni nadie podrán defraudar a la gente tantas veces ni por tanto tiempo.

Salud,

Luis Fernando Coss

TABLA DE COMPENSACIONES A PERIODISTAS