De un proceso de “evaluación” arbitrario e inconsecuente

Adjunto un breve ensayo que escribí y circulé entre los docentes de la Escuela de Comunicación del Recinto de Río Piedras. Aquí se explica, en parte, por qué la dirección de EC quiso descarrilar mi ascenso a Catedrático. Ahora, habiendo sido promovido por la Junta Administrativa del Recinto tras unas tres apelaciones, la gerencia de la Escuela está en la obligación de atender estos y otros reclamos que hacemos los docentes.

El texto se refiere a un “proceso de evaluación” de “Sílabos”, como se conoce a los prontuarios que presentan los profesores y las profesoras a sus alumnos al comienzo de cada semestre. El mismo ha sido impugnado por mí y otros docentes, y mi argumentación se extiende también a otros temas de extrema urgencia como es la necesidad de cambios curriculares. He aquí el ensayo:

Sobre este proceso de evaluación de Sílabos

La prisa no es buena consejera, dice la sabiduría popular. Y este supuesto proceso de evaluación de “Sílabos” refleja no solo errores de trámites y redacción sino, más importante aún, muy poco respeto a los valores universitarios implicados en la libertad de cátedra y al debido proceso administrativo.

Sigue leyendo