¿A celebrar con Juan Luis Cebrián?

screen-shot-2016-10-04-at-9-03-11-am

Me explican que la visita de Juan Luis Cebrián se debe a que se ofreció a dictar una charla por la coincidencia de encontrarse en estos días en Puerto Rico. Y que ante esa posibilidad se decidió inaugurar las celebraciones del 45 aniversario de nuestra Escuela de Comunicación con esta conferencia.

No quiero importunar a nadie, pero la Escuela debería tomar decisiones más a tono con los tiempos. Es muy penoso que nos sometamos dos veces en un mismo año al mismo grupo empresarial español que tiene tras de sí una estela inconfundible de alianzas con casi todo lo peor del capitalismo global. En fechas recientes, como para que no haya consuelo, se han aliado con las oligarquías latinoamericanas. Hace apenas unas semanas despidieron un grupo de periodistas por el hecho, entre otras razones, de vincular la empresa matriz con manejos turbios en el mundo financiero. La empresa que dirige, como si fuera poco, está atada a fondos buitre como Liberty.

Me parece un desacierto triste, además, porque se vincula el pasado y el futuro de la Escuela de Comunicación con una empresa que no tiene nada que enseñarle a las nuevas generaciones cuyo porvenir se debate hoy en una lucha tenaz por los más elementales derechos humanos.

Es difícil seguirle la pista al Grupo Prisa desde Puerto Rico. Operan como El Nuevo Día, pero a escala global, e igual, los secretos corporativos andan de la mano de intensas campañas de maquillaje. Comparto lo que representa hoy esta súper corporación española visto desde la perspectiva de un periodista sensato, despedido de su plaza allí, quien no resiente el despido sino la falta de opciones en la España actual. Escribe el colega Manuel Rico.

Vamos con lo del grupo Prisa. Más allá de peripecias personales, creo que es una tragedia para la izquierda de este país el giro en la línea editorial de sus medios, y muy especialmente de El País. Pertenezco a una generación que se educó política y periodísticamente con ese diario, que llegó a tener una enorme calidad. Pero está ocurriendo con él lo mismo que en aquel cuento de Cortázar titulado La casa tomada. Primero, el grupo empezó a tener tantos intereses en el mundo de las editoriales, que algunas páginas de Cultura había que leerlas con precaución. Después, Prisa se expandió por Latinoamérica y el fervor de algún converso llevó a publicar aquella portada de un Chávez moribundo que no era Chávez, ejemplo paradigmático de cómo se informa sobre ciertos países. Luego, bancos y grandes empresas entraron directamente en el accionariado del grupo y hubo que dar por perdidas muchas páginas de Economía. Y ahora han llegado al mando del periódico los liberales, que han decidido que formas parte de la anti-España si no defiendes que Rajoy debe gobernar, lo que está lastrando muy seriamente las secciones de Política y de Opinión…

El giro a la derecha del grupo Prisa es dramático porque desequilibra por completo el panorama mediático en España. La derecha (ya me perdonarán quienes piensan que esas categorías están muertas) siempre ha tenido una mayoría cuantitativa, pero la potencia y la credibilidad de El País y de la SER equilibraban la batalla mediática en términos cualitativos. Ese mundo se acabó. (Ver aquí la columna)

Hay tantos proyectos en el mundo de los cuales aprender. Muchos que ensayan nuevas formas de propiedad y gestión, desde la propiedad mixta o la cooperativa hasta aquellas que se plantan radicalmente como entidades sin fines de lucro. Que a su vez ensayan y experimentan nuevas formas de contar nuestras historias. Pienso en Democracy Now!, en Pro Publica, en Chequeado y Página 12 (Argentina), La Diaria (Uruguay), La Jornada (México), Etiqueta Negra (Perú) o Radio Ambulante, por solo mencionar algunos con distintos perfiles.

En fin, una pena lo que ha ocurrido, que, de seguro tiene poco que ver con las buenas intenciones y las ganas de compartir con gente del exterior en un país tan atribulado como el nuestro, razón por la cual espero que no se interpreten mis palabras como una condena o un rechazo a nadie, que no sea al imperio español que representa PRISA.

ARCHIVOS PERTINENTES
Les tomará unos minutos tomar nota de por dónde andan caminando estos empresarios que representa Cebrián. Adjunto varios enalces a contenidos que nos informan de la “salud” de PRISA y El País:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s