A la hora de entregar un reportaje al editor(a)

Todos los semestres se me presenta la misma situación. Veo estudiantes que vacilan, flaquean, dudan, a la hora de entregar un texto a su profesor de Redacción. A esa hora, casi toda la suerte está echada. Las posibilidades de un buen texto periodístico por lo general se encuentran entre el tema y lo que llamaré aquí las premisas estratégicas:

Tengo un buen tema, lo enfoco bien? Falta algo? Sobra algo?

Luego, he prestado atención a las sugerencias que se me han hecho en la revisión?

Entre estas dos etapas de un texto se define, digamos, el 80 por ciento de sus posibilidades de éxito (prometo otra palabra en una futura ocasión; el “éxito” es de esas palabras prostituidas por las imposturas tan frecuentes que vemos en la prensa y la vida pública).

Con el 80% obtenemos una B bajita. Qué hacer para ir más lejos?

Esto es lo que le dije a una estudiante. Era su primer trabajo de periodismo profesional y pasada ya una revisión de su texto, me pidió más tiempo.

trabájalo hasta que te sientas satisfecha, presta oído a las sugerencias; recuerda, ser flexible es una virtud; ten el coraje de sostener tus criterios sin abandonar el buen juicio; olfatea el texto, porque no se trata sólo de leer, también hay que oírlo y sentirlo.

Muy pronto inauguramos una nueva revista en la que los estudiantes de periodismo de la UPR tendrán un papel muy importante. 80grados.net… Veamos si sale “bien” la joven estudiante o si en cambio alcanza un grado mayor de perfección dado el coraje, la honestidad y el trabajo extra que es necesario desplegar si de veras se aspira a la excelencia (ven, hay sustitutos al éxito!!!!).