My Lai, ¿cuántos maylai se han quedado fuera?

A partir de hoy se verá en la televisión de Estados Unidos, vía la red de estaciones del Public Broadcasting System, My Lai, un  documental que reabre la herida para reencontrarse con las verdades profundas de este episodio ocurrido en la provincia de Quang Ngai en marzo de 1968.

My Lai toca a las puertas de los protagonistas de estos hechos de horror que arrasaron con una comunidad entera. Discute su secuela  de encubrimientos,  mentiras, y algo más sobre la manipulación de la prensa.

!Bravo por el productor!, que ha sabido llevar un proyecto complejo de investigación a feliz término, en 90 minutos, y que  el NYTimes describe como realizada con “excelencia”.  Debe recordarse que este trabajo se adelanta a un proyecto parecido de Oliver Stone.

My Lai es un trabajo periodístico que no hubiera encontrado un lugar de exposición en la era de Bush. Eso ha cambiado en Estados Unidos.

Uno tiene que pensar también en cuántos my lai no han tenido su día en la pantalla ante grandes públicos. Cuántos my lai en Afganistán, en Irak. Y pensar en Puerto Rico, donde la televisión pública se ha convertido en una rama más del ambiente mediático comercial, con sus pobres estándares de calidad y cultura.

Pasen revista de la nueva programación de las estaciones públicas y verán que no existe ahora ni un sólo programa de periodismo independiente. Se quedaron fuera “Geoambiente”, “Cultura Viva”, “Frente al pueblo” y  “Zona Franca”. La programación para la niñez y la tercera edad también se ha visto reducida. Poco o nada de interés nos llega de Estados Unidos y otras partes del mundo. Esto es un tema aparte, claro está,  pero es hora de discutirlo y de movilizar la opinión pública para salvar una plataforma cultural ideada para una sociedad democrática, no para muchedumbres de bobos y bobas.

Ninguno de los dos canales públicos de Puerto Rico transmitirá el documental.

Hay que hacerse oír, mi gente, aunque sea en PBS, protestando por esta nueva ausencia, por esta nueva mutilación a las posibilidades de otro diálogo cultural que no esté mediado por el interés comercial.

Aunque esta es una foto que se asocia a la tragedia de My Lai, en realidad se trata de otro episodio ocurrido no en 1968 sino en 1972. Hoy la niña que corre despavorida es una embajadora de la UNESCO para la Paz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s