Dos libros responden a la pregunta: Why are We so Blind to the True Horrors of War?

Un niño iraquí iba camino de la escuela a su primer día de clases. No llegó.

Alguna gente ha perdido de perspectiva lo que significa que el siglo XXI haya comenzado con dos guerras de gran intensidad, a cuyo paso se deja una estela de dolor y muerte de consecuencias impredecibles. ¿Quién se ha encargado, más que nadie, de endulzarnos la píldora? Los medios de comunicación.

A eso responden dos libros en el que se incluyen innumerables fotografías nunca vistas en la prensa estadounidense. Dos propuestas de enorme interés para el nuevo año 2010. Les recomiendo a continuación la lectura de esta breve reseña: Why are We so Blind to the True Horrors of War?

(fragmento)
“Chronicles of war, such as these two books, that eschew images and scenes of combat begin to capture war’s reality. War’s effects are what the state and the press, the handmaiden of the war makers, work hard to keep hidden. If we really saw war, what war does to young minds and bodies, it would be harder to embrace the myth of war. If we had to stand over the mangled corpses of the eight schoolchildren killed in Afghanistan a week ago and listen to the wails of their parents we would not be able to repeat clichés about liberating the women of Afghanistan or bringing freedom to the Afghan people. This is why war is carefully sanitized.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s